Buró de Crédito: todo es relativo

Para poder entender todo lo referente a este tema empecemos por definir qué es el Buró de Crédito y para qué sirve.

Según la propia definición de la institución, el Buró de Crédito es una Sociedad de Información Crediticia que realiza operaciones consistentes en la recopilación, manejo y entrega de información relativa al historial crediticios de personas y empresas.

Es decir, todo aquel que haya solicitado un crédito aparece dentro de la información del Buró de Crédito. Tu historial financiero inicia desde el momento en el que solicitas un préstamo y no cuando tienes problemas para pagar.

¿Cómo sé si estoy dentro del Buró de Crédito?

Es muy sencillo saber si estás dentro del Buró de Crédito o no.

Todo aquel que posee una tarjeta de crédito, un crédito automotriz, hipotecario, servicios de telefonía de paga o cualquier otro servicio crediticio aparece dentro del Buró de Crédito, pero esto no es malo.

Como se mencionó previamente, todo aquel que aparece en el Buró de Crédito es porque cuenta con un historial que muestra el estado de sus pagos.

¿Cómo sé si mi historial crediticio tiene una calificación negativa?

Debes entender que el Buró de Crédito es una serie de datos que muestra tanto tus pagos puntuales como tus adeudos, pero quien califica qué es bueno y qué es malo es la institución financiera que analiza la historia financiera de sus clientes.

Es decir, lo que para una empresa puede ser un mal historial crediticio para otra puede no tener tanta relevancia.

En general, se determina que un historial crediticio no es óptimo cuando cuentas con una o más cuentas que señalan meses de incumplimiento.

Algunas empresas evalúan el historial de otra manera, por ejemplo, supongamos que cuentas con cinco cuentas dentro de tu historia financiera, pero solo una de ellas presenta incidencias de incumplimiento y las cuatro restantes están al día.

En este ejemplo, algunas instituciones lo tomarán de referencia para investigar el por qué de esas deudas y el tipo de producto en el que tienes atraso. De estar dentro de sus parámetros, te podrán negar o aceptar tu solicitud.

Debes tener presente que lo que más te conviene es mantener un historial que muestre que todos los pagos que has hecho son en tiempo y forma para que cualquier institución tenga confianza en que eres un buen candidato para obtener un crédito.

Mantenerte puntual en tus pagos te ayudará a tener un historial sano que aumentará tus probabilidades de obtener nuevos financiamientos.

¿Cómo impresionar a los otorgantes de créditos?

Imagina que obtener un crédito es similar a conseguir un trabajo.

Generalmente cuando quieres quedarte con un buen trabajo cuidas tu imagen personal, mantienes un buen curriculum y cuentas con buenos antecedentes de tus empleos anteriores.

Con el historial crediticio sucede lo mismo, para conseguirlo debes causar una buena impresión a las financieras con un buen curriculum crediticio y una excelente imagen y actitud.

Para que tu historial crediticio cause una buena impresión hay dos puntos clave que debes considerar:

  • Que tu historia financiera refleje el pago puntual de tus deudas
  • Contar con un nivel de deuda acorde con tu capacidad de pago.

Si cumples con estas dos premisas lograrás tener un historial sano que causará una muy buena impresión a las instituciones financieras que investiguen si eres un buen candidato para la obtención de un crédito.

Recuerda que en muchos casos el concepto de un “historial malo” es relativo porque dependerá de la empresa la decisión final, pero concéntrate en mantener uno sano, ya que esto facilitará la adquisición.

En caso de que no cuentes que con un historial crediticio, es decir, que nunca hayas tenido cuentas bancarias y tarjetas de crédito, existen instituciones como ION Financiera que no limitan que un cliente obtenga un crédito hipotecario por falta de historial; acércate y consulta los requisitos para solicitar uno.

¿Por dónde empezar para obtener un crédito hipotecario?

 

Newsletter

Artículos recientes

Nuestra conexión

Comparte tus comentarios con nuestros lectores.