Casas de película: Conoce las casas donde se han rodado películas en México

Son pocas las personas que logran identificar con éxito cuáles producciones cinematográficas han sido rodadas en suelo mexicano.

Es por eso que te invitamos a conocer cinco casas que fueron utilizadas como escenario en reconocidas películas hollywoodenses.

Las haciendas de Sonora, Hidalgo y Tlaxcala

Los productores de "La Máscara del Zorro" (1998) protagonizada por Antonio Banderas y Catherine Zeta-Jones, necesitaban recrear los áridos paisajes de la California antigua, y se decidieron por el Estado de México como el lugar ideal para conseguir las casas de la película.

La hermosa hacienda de San Blas, ubicada en la localidad de López Mateos en Tlaxcala, es nada menos que la representación de la plaza principal del pueblo donde comienza la cinta.

Mientras que la exhacienda de Santa María Regla, emplazada en Huasca de Ocampo, fue elegida para inmortalizar la popular escena en la que el Zorro, después de casi desvestir a Elena, marca una "Z" en su corsé.

El Castillo de Chapultepec, Ciudad de México

¿Recuerdas el baile de máscaras en que se conocieron por primera vez los míticos enamorados Romeo y Julieta (1996), la película en versión de Baz Luhrmann? Lo creas o no, la mansión de los Capuleto tiene lugar en el espectacular Castillo de Chapultepec.

Esta construcción data del siglo pasado y actualmente alberga el Museo Nacional de la Historia.

La fortaleza fue obra del Virrey Bernardo de Gálvez y Madrid. Debe su particular nombre al cerro Chapultepec, vocablo náhuatl que en el idioma español significa cerro del chapulín.

Por otra parte, la parroquia del Purísimo Corazón de María también fue empleada como fondo tanto para la boda secreta como para el trágico suicidio de los jóvenes protagonistas.

Los edificios "Protocolo" y "Presno", Puebla

La película “Frida” (2002), que refleja la vida y obra de la célebre artista plástica mexicana, no podría haber sido rodada en otro escenario que no fuera su tierra natal.

En consecuencia, el equipo de filmación decidió grabar gran parte en los Estudios Churubusco.

Sin embargo, los edificios "Protocolo" y "Presno", ubicados en Puebla, fueron elegidos para simular los interiores de inmuebles situados en París y Nueva York, respectivamente.

La Casa Arabesque, Acapulco

La lujosa villa estilo árabe construida en Acapulco fue parte de las locaciones usadas en la exitosa cinta de James Bond "Licencia para matar" (1989).

Esta casa sirvió como escenografía para el hogar del vendedor de drogas Franz Sánchez.

La propiedad es vista más de una vez a lo largo del film, ya que también puede ser apreciada en la escena de la fiesta donde el agente Bond asiste junto con Q y Lupe.

Un dato curioso de la villa es que fue construida en el año 1978 por el barón y miembro del jet-set, Enrique Di Portanova.

La Casa del Campesino

El Juego Perfecto o "The Perfect Game" (2009) cuenta la historia de un grupo de chicos de bajos recursos oriundos de la Ciudad de Monterrey que se superaron a sí mismos y ganan el Campeonato Mundial Infantil de Béisbol.

Como era de esperarse, casi todo el rodaje se llevó a cabo en la capital de Nuevo León, siendo la emblemática Casa del Campesino, uno de los paisajes que más resaltaron en la producción.

La Casa del Campesino es la estructura con mayor permanencia en el viejo barrio de Monterrey, cuya cimentación data de una fecha anterior a 1717.

La primera persona en residir en la morada de Abasola y Mina fue Santiago Barrera, quien luego se ocupó de venderla al Teniente Nicolás de Vandale, a partir de ese momento se convirtió en la casa de los gobernadores del Nuevo Reino del León hasta 1932.

Lo anterior es solo una pequeña prueba de lo atractiva que resulta la arquitectura mexicana y la gran proyección que ha tenido a lo largo del tiempo a través de la gran pantalla de manera internacional.

Vuelve a disfrutar de estas grandes películas o, mejor aún, visita estas grandes obras.

Nuevo llamado a la acción

 

Newsletter

Artículos recientes

Nuestra conexión

Comparte tus comentarios con nuestros lectores.