Cómo sé si me conviene mancomunar un crédito hipotecario

Para todas las personas que desean adquirir una casa, pero por una u otra razón sus ingresos no son suficientes para solicitar el crédito de la casa que quieren, existe la opción de mancomunar.

La mancomunación es cuando dos personas unen sus salarios para adquirir un crédito hipotecario y esto les permite ampliar el panorama sobre las opciones de vivienda que desean, por ejemplo, un espacio más grande o mejor ubicado.

Si estás pensando en mancomunar con tu pareja o algún familiar debes tomar en cuenta algunos puntos para saber si te conviene y estás listo para dar este paso, ya que se trata de una responsabilidad compartida.

De acuerdo con datos proporcionados por la Sociedad Hipotecaria Federal, en los últimos 7 años, el precio de las viviendas en todo el país se elevó un 40%, por lo que adquirir un crédito hipotecario individual se convertía en una tarea difícil para los aspirantes.

Ante los encarecimientos, la población, específicamente millennial, optó por rentar inmuebles en vez de pensar en adquirir un patrimonio propio, y esto afectó a bancos y financieras.

En este análisis destacan los famosos “roomies”: las personas con las que compartes la renta y los gastos de los servicios por el inmueble que alquilas que si lo vemos desde un punto objetivo, sería lo equivalente a mancomunar.

Cuando las instituciones se dieron cuenta de esta problemática que las rentas estaban causando sobre las ventas, ofrecieron más opciones para que más gente se sumará a la adquisición de una vivienda propia.

Si sacamos cuentas, rentar es lo equivalente a pagar una hipoteca, con la diferencia que el crédito que estarás pagando será por algo de lo que sí eres dueño y no por una propiedad ajena, por ello hay que verlo como una inversión.

Para todos aquellos que comparten renta con un amigo, familiar o pareja los créditos mancomunados son una opción viable para empezar a visualizar un patrimonio propio.

La mancomunación para un crédito funciona la siguiente manera:

Los coacreditados unen el ahorro de su subcuenta de vivienda y su capacidad de endeudamiento para obtener un crédito mayor en la compra de una casa.

La combinación de créditos se puede dar entre matrimonios, amigos, padres e hijos y en el caso de ION Financiera, rompe las brechas y te permite mancomunar con colegas y amigos, además de los familiares.

¿Estás listo para un crédito mancomunado?

1. ¿Cómo describirías tus hábitos financieros?

La primera pregunta que se deben hacer las personas que estén pensando en mancomunar sus créditos para adquirir un bien que se adecue más a sus necesidades es: cómo describirían sus hábitos financieros.

Llamamos hábitos a aquellos comportamientos que implementamos de manera cotidiana en nuestra vida diaria y que no en todos los casos se trata de acciones positivas.

Estos hábitos existen en cualquier ámbito de nuestra vida, incluso en nuestras finanzas personales, principalmente cuando se trata de realizar compras.

Un claro ejemplo de ello es el derroche inconsciente de dinero que hacemos a través de los gastos hormiga, mismos que en más de una ocasión son los que imposibilitan el ahorro.

Por ello es necesario evaluar cuáles son estos hábitos y la mejor forma de transformar aquellos que no son positivos y que son una salida innecesaria de dinero que puede limitarte para ahorrar lo suficiente para adquirir tu patrimonio.

Específicamente en el caso de la mancomunación, recuerda que la responsabilidad es compartida, por lo que ambas partes deberán hacer este mismo análisis.

2. ¿Cuál es tu situación financiera ahora?

Esta es otra de las preguntas importantes antes de tomar la decisión de mancomunar un crédito hipotecario, pues lo primero que debes evaluar es tu panorama financiero actual antes de tomar una decisión.

Tal como sucede cuando se trata de la adquisición individual en el que debes realizarte preguntas como: qué tanta solvencia tengo, cuánto tiempo necesito para pagar mi crédito o cuánto realmente necesito, esto mismo debes preguntarte al pensar en mancomunar.

Las partes deben analizar en qué momento financiero se encuentran antes de tomar la responsabilidad de mancomunar un crédito hipotecario, pues es un importante paso que exige compromiso.

Si tras el análisis descubren que no tienen la solvencia económica necesaria es mejor destinar un tiempo al ahorro y reajuste de sus finanzas antes de decir sí a un crédito mancomunado.

3. ¿Cómo organizamos nuestras finanzas?

Es importante que antes de adquirir un crédito mancomunado, las partes se pongan de acuerdo sobre la organización que cada uno tendrá en sus finanzas para saldar las cuenta crediticia que compartirán.

Hay que tomar en cuenta que los créditos mancomunados no son para adquirir un préstamo que ninguna de las partes podrá pagar, sino se debe seguir el mismo principio que con cualquier otro crédito, pues este se debe adaptar a la capacidad de pago de los involucrados.

Entender que los créditos mancomunados se deben usar para reducir la deuda inicial con la unión del ahorro de las subcuentas de vivienda y no para adquirir un crédito más grande que al final ninguno de los dos podrá pagar.

La propiedad siempre debe estar dentro de las posibilidades de pago de cada coacreditado y de acuerdo con los ingresos mensuales individuales que tengan, esta será la forma ideal para evitar el sobreendeudamiento.

Deben considerar todos los escenarios, por ejemplo, si uno de los dos se queda sin trabajo, el otro debería ser capaz de pagar las mensualidades completas.

También es necesario evaluar qué pasará con la propiedad en un futuro, porque esta será de los dos. Por ejemplo, si la adquieres con tu esposo qué sucedería en caso de separación y realizar la misma pregunta si es con otro familiar o un amigo.

Plantearte estas preguntas te permitirán saber si te conviene o no mancomunar un crédito hipotecario y tomar una decisión responsable que no afecte tus finanzas, sino por el contrario las beneficie.

Qué tipo de casa necesitas

 

Newsletter

Artículos recientes

Nuestra conexión

Comparte tus comentarios con nuestros lectores.