Guía para comprar tu casa nueva en Querétaro

Querétaro vive un crecimiento demográfico y económico importante. 

Cada vez más gente está mudándose a su capital y a otros municipios, lo que ha logrado posicionar al estado como una de las mejores opciones para vivir en la República Mexicana.

Prueba de ello es que, actualmente, 900 mil personas viven en la capital, Santiago de Querétaro, y se espera que para el 2021 esta cifra haya aumentado a casi un millón y medio, lo que representaría el 60% de la población estatal.

En palabras sencillas, esto significa que de 30 mil a 40 mil personas se trasladarán cada año a Querétaro durante los próximos 36 meses.

Pero esto no es todo:

Es el quinto estado del país que más inversión extranjera logró en 2017, creciendo su economía un 6%.

Es la onceava mejor ciudad mexicana para hacer negocios según el ranking Doing Business del Banco de México.

Está avalada por la Institución de Sistemas de Inteligencia en Mercados y Opinión como una de las tres ciudades preferidas para vivir o tener una casa de fin de semana en México.

Así que, si tú piensas contribuir al crecimiento de este estado, cuéntanos, ¿qué plan tienes para mudarte a Querétaro?, ¿cómo vas a empezar a buscar tu nueva casa?, ¿sabes cuáles son las mejores zonas según lo que buscas?, ¿ya analizaste cuál será tu estrategia de pago?

Si aún lo estás pensando o de plano no tienes ni idea, no te preocupes, ya estás en el lugar correcto, pues en este descargable te compartiremos, paso a paso, la guía para que comprar tu casa nueva en Querétaro sea una experiencia positiva.

1.- ¿Por qué quieres mudarte?

Esta parte es fundamental, pues de ella parte toda la estrategia que te guiará a comprar tu nueva casa en Querétaro.

El primer paso es identificar las razones por las que te quieres mudar, a lo mejor no necesitas un cambio radical, con solo hacer algunos ajustes puedes encontrar el dinamismo que te hace falta.

O tal vez lo que te está motivando es la popularidad del estado y no necesariamente la oportunidad que de verdad te brinda moverte para allá.

Así que, aunque la decisión de mudarte es sólo tuya, antes de poner “manos a la obra”, te compartimos las razones válidas para mudarse, no importa si es a otra ciudad, estado o país.

Porque necesitas más espacio. Si de verdad estás apretado y aunque dones ropa sigue sin haber espacio en tus armarios, es una razón más que válida para elegir mudarte.

Porque la zona ha sufrido deterioro. Quizás cuando te mudaste, tu colonia tenía condiciones ideales para ese momento de tu vida; sin embargo, con el tiempo las cosas podrían haber cambiado, no importa si es porque la zona ya no es segura o porque quedó dañada, por ejemplo, con un temblor.

Porque la familia crece. Buscar una casa más grande es el siguiente paso lógico, no sólo por cuestión de espacio y almacenamiento, también por las zonas de colegios, hospitales y áreas verdes, las cuales pueden convertirse en prioridad.

Porque la familia se achica. Tal vez tus hijos ya crecieron y no viven contigo y ya no necesites una casa tan grande sino algo más pequeño, bien ubicado, fácil y práctico. Es importante saber cuándo es tiempo de achicarse.

Porque ya no es la casa que anhelabas. Cuando te mudaste a tu casa actual, tenías ciertas expectativas, ciertos horarios y cierto estilo de vida, tal vez ahora las cosas han cambiado y es hora de dar un paso más y buscar un lugar que se ajuste a tus necesidades actuales.

Porque conviene más mudarse que reparar la casa actual. Piensa si vale la pena seguir invirtiendo dinero, tiempo y estrés en lugar de dedicarte a buscar una casa nueva que seguramente no tendrá los problemas de tu hogar actual.

Porque piensas vivir en pareja o casarte. Soportar los gastos actuales de una casa es mucho más fácil “de a dos”. Si además, piensan tener un hijo, quizás sea el momento de buscar un lugar apto para una pequeña familia.

Ahora, lo que necesitamos es que, en un cuaderno o libreta, apuntes las opciones de acá arriba con las que te identificas, no importa si son más de una, de esta forma sabrás si tienes verdaderos motivos para mudarte.

2.- Conoce tu presupuesto

Es fundamental que primero identifiques cuál es tu potencial económico antes de ponerte a pensar en tu futura casa, así serás realista. Tal vez te estás imaginando una casa con jardín y garage y a lo mejor no te alcanza.

La forma de conocer tu potencial económico es analizando estos tres aspectos:

Dinero que tengas ahorrado

El cual determinará si tienes con qué pagar el enganche (en caso de solicitar un crédito).

Si no tienes dinero ahorrado, la tarea podría retrasarse un poco, ya que primero deberás ahorrar lo suficiente para el enganche, el cual, normalmente, es del 20% o 30% del precio total de la casa.

Si quieres empezar a ahorrar para el enganche de tu casa y no sabes cuál es la mejor estrategia, te compartimos este descargable que te será de mucha utilidad: “La Guía Sencilla Para Obtener el Enganche de tu Casa”.

Ingresos y gastos mensuales

Por una parte, los ingresos te harán ver de forma clara si tienes la capacidad suficiente para destinar un porcentaje mensual de tu sueldo al pago de tu casa o departamento.

Por otra parte, con los gastos identificarás qué cantidad de tus ingresos ya están comprometidos: renta, colegiaturas, pago de otros créditos, servicios, etc.

Para tener un panorama mucho más claro, nuestra recomendación es que hagas una tabla con dos columnas, en la primera (izq) anotarás cada uno de los artículos o servicios que estás pagando, mientras que en la segunda (der) anotarás cuánto tiempo te falta para terminar de pagarlos.

Después, ya que sepas cuánto estás pagando mensualmente, sabrás si puedes adquirir una casa en Querétaro.

Historial en Buró de Crédito

Este último también es sumamente importante y, muchas veces, llega a ser el “aguafiestas”, pues, una mala referencia en Buró puede estropear tus planes de solicitar un crédito hipotecario.

¿Por qué? Bueno, pues porque es prácticamente imposible que los otorgantes le presten dinero a alguien que en el pasado demostró que, “lo suyo lo suyo”, no es pagar a tiempo y en forma.

Es en esta parte de tu vida crediticia cuando te puede cobrar factura esa tarjeta de crédito que hace algunos años se te hizo fácil dejar de pagar, o esa deuda en el plan de telefonía celular que creíste que jamás traería consecuencias.

Así que, antes de pensar en pedir un financiamiento para comprar tu nueva casa, un consejo es que solicites tu Score en Buró de Crédito, así identificarás tus probabilidades de ser aprobado.

3.- Elige tu forma de pago

Ya que sabes muy bien tu estado de salud financiero, determina cómo pagarás tu futura casa; tienes dos opciones.

Pago de contado: esto significa que cuentas con el 100% del costo de la casa o departamento. Este pago se lleva a cabo mediante un cheque bancario a favor del vendedor, al mismo tiempo en que se firman las escrituras.

En un mundo ideal, esta sería la mejor forma de pago, ya que no solo tendrás una propiedad inmediatamente sino que nunca pagarás un peso por intereses.

Crédito hipotecario: es decir, un préstamo que permite recibir una cantidad de dinero para la adquisición de tu casa.

Aunque depende del historial y comportamiento crediticio del comprador, existen entidades financieras que ofrecen plazos de hasta 20 años. Los bancos ofrecen hasta el 80% del valor del inmueble, el 20% lo pone el comprador mediante el enganche.

4.- Define cómo encontrarás tu casa en Querétaro

Si ya tienes decidido en qué zona de Querétaro deseas comprar y cuentas con un precio estimado (con base en el punto 2), ahora define a través de quién hallarás esa casa:

Vendedor particular. Esta es una buena alternativa, pues tendrás la oportunidad de interactuar directamente con la persona que vende la vivienda, así que las negociaciones son más directas y rápidas. Eso sí, también hay que comentarlo, existe el “inconveniente” de que no estarás asesorado por profesionales y puedan surgir inconvenientes técnicos y legales no deseados.

Inmobiliarias. Contar con la ayuda de un asesor inmobiliario que te acompañe, asesore y aconseje durante todo el proceso de compra puede resultar muy útil.Ellos te mostrarán los inmuebles que mejor se ajusten a tus necesidades y presupuesto, mientras resuelven tus inquietudes técnicas, financieras y legales.

Promotoras. Adquirir un inmueble directamente de una promotora te garantiza las facilidades de vivir en una casa de nueva construcción aunque tendrás que tener en cuenta que, en ocasiones, la elección de la vivienda tendrá que hacerse sobre un plano y esto puede dificultar la elección final.Toma en cuenta que toda obra en construcción tiene algún grado de incertidumbre en cuanto a su correcta finalización. En este caso, puedes solicitar al promotor que te dé garantías en caso de que entregues dinero antes de escriturar.

5.- Solicita tu crédito hipotecario

Ahora viene lo más importante de todo: el crédito. Deberás ir con el otorgante de tu agrado y solicitar el crédito hipotecario; lo primero que harán es saber si eres sujeto de crédito, esto sin importar que tú, con anticipación, te hayas ocupado de tener buen historial y score crediticio.

Para determinar si aplicas para el financiamiento, harán un estudio en el que pondrán “en la balanza” tu nivel de ingresos, comportamiento de compra y pago, historial crediticio, edad, entre otros factores.

Dicho estudio les dirá si eres un cliente con posibilidades de pago.

Ya después viene la cantidad exacta de crédito que pueden darte con respecto al precio total del inmueble, en la cual influye mucho el porcentaje del enganche que hayas logrado ahorrar.

Pero, antes de darle el sí a los otorgantes, no olvides tomar en cuenta estos consejos para que elijas el que mejor te conviene y no el primero que te ofrezcan:

Fíjate en el Costo Anual Total (CAT), que es una medida porcentual que te dirá el costo total de tu crédito, pues incluye todos los elementos que terminarás pagando: tasa de interés, comisiones, seguros, etc.

Compara las condiciones que ofrecen las diferentes instituciones financieras. Revisa variables como: comisión por apertura, comisión por administración, y penalización por pagos anticipados, por ejemplo.

Considera el monto al que asciende la mensualidad exacta. Si se contrata un crédito a tasa fija, vigila que las mensualidades sean realmente iguales.

Ten presente que al contratar un crédito hipotecario, deberás pagar una cantidad por concepto de seguros. Generalmente este tipo de créditos incluyen seguro de vida, daños y desempleo. Infórmate sobre sus condiciones, por si es necesario utilizarlos.

Ten en cuenta que puedes encontrar financiamiento en dos tipos: en pesos, y en moneda extranjera. Este factor es muy importante, ya que cada modalidad afecta de manera distinta el comportamiento de tu crédito.

Lo recomendable es que elijas un financiamiento en pesos, porque así siempre sabrás con exactitud cuánto debes y te olvidas de conversiones y cálculos.

Por último, antes de la firma del crédito asegúrate que todos los documentos cumplan con las condiciones que se te ofrecieron.

Recuerda que la compra de tu casa en Querétaro inicia mucho antes de solicitar y aceptar un financiamiento.

Este cambio de vida resultará todo un éxito si cuentas con los mejores asesores que te ayuden a tomar la mejor decisión.

Y tú ¿ya te viste viviendo en Querétaro?

 

Aprende a llevar un control de gastos

Newsletter

Artículos recientes

Nuestra conexión

Comparte tus comentarios con nuestros lectores.