Cómo asegurar un buen futuro financiero

Los 7 pasos que debes seguir para lograrlo

Preguntarte cómo te quieres ver en 10, 20 o 30 años es el primer paso para comenzar con el hábito de cuidar tus finanzas personales, si quieres convertirte en una persona con liquidez y con un patrimonio conformado por bienes inmuebles.

La meta de comprar bienes inmuebles como una casa o un departamento, la podrás alcanzar si te planteas pequeños objetivos e inviertes la dedicación suficiente para cuidar tus finanzas.

Te presentamos 7 pasos que debes seguir para crear un plan financiero exitoso donde tu futuro se encuentre asegurado sí o sí.

1. Define tus activos

La principal causa de que no se tenga una salud financiera es que las personas no se tomen el tiempo de conocer cómo están sus finanzas.

Las personas económicamente exitosas le dedican al menos tres horas a la semana en revisar y analizar sus finanzas.

Si no tienes experiencia en este tema, lo recomendable es iniciar reconociendo el valor de tu patrimonio.

Para obtener esta información identifica primero tus activos, que es todo aquello que posees y que puede transformarse en dinero.

Esto va desde una casa con todo y lo que está adentro -muebles, electrodomésticos, vestimenta-, tomando en cuenta el valor monetario de los mismos, hasta tu dinero en cuentas de ahorro y en efectivo.

2. Calcula tus pasivos

Los pasivos son las deudas que tienes a través de préstamos, créditos y/o saldos de tarjeta de crédito.

Una vez hecho, debes restar tus pasivos a tus activos, es decir, el monto de tus deudas menos el monto de tu capital actual: el resultado te indicará que tan bien estás en tus finanzas.

Si tienes números negativos quiere decir que estás sobreendeudado.

Incluso si tu sueldo es alto, pero al mismo tiempo gastas más que tus ingresos, significa que eres una persona con problemas financieros.

Al no tener ahorros o dinero libre tampoco tendrás la opción de invertir ni de multiplicar capital.

3. Reestructura tu adeudo de tarjetas de crédito

Si el resultado del ejercicio anterior no fue precisamente positivo, el siguiente paso que debes dar es eliminar deudas, ya que éstas comprometen tus ingresos tanto en el presente como el futuro.

Aprovecha los bonos, aguinaldo y fondo de ahorro que recibes a fin de año para quitarte el mayor número de deudas posibles.

Si tienes problemas con las tarjetas de crédito puedes acercarte a tu banco y pedirles que te hagan una restructuración de la deuda.

Para hacerlo, debes conocer en qué nivel de endeudamiento te encuentras:

  • Bajo: pagas sólo los mínimos y se vuelve cada vez más difícil desembolsar
  • Medio: tienes al menos tres meses sin pagar la mensualidad
  • Alto: han pasado seis meses o más sin costear el financiamiento

Sólo los dos primeros niveles de endeudamiento son candidatos a ser negociados con una reestructuración de deuda, de modo que como usuario no quedes con notas negativas en tu historial crediticio.

Si estás en los primeros dos niveles, de esta forma podrás congelar tu deuda y tendrás un esquema de pagos que te ayudará a poner en ceros tu adeudo.

4. Consolida todas tus deudas en una

Por otra parte, si eres de las personas que tienes varias tarjetas de crédito y al mismo tiempo múltiples préstamos personales, puedes optar por la consolidación de deudas.

Este método reúne todas las deudas en un sólo lugar para que realices un pago único.

La gran ventaja de la consolidación es el orden que le pones a tus deudas y las fechas de pago, de esta forma no tendrás atrasos que generen intereses.

Para lograr la consolidación de deudas debes acudir a tu banco y revisar si ellos tienen esta opción.

La institución financiera liquidará todas las deudas para que todo lo veas con él. Muchas veces la mensualidad es menor a lo que estabas acostumbrado a pagar, pero el tiempo que tardarás para liquidar la deuda será mayor.

5. Crea un presupuesto

Una vez que ya hayas eliminado tus deudas o al menos haber diseñado un plan de acción para acabarlas en un futuro cercano, es momento de hacer un presupuesto.

De nada sirve bajar el número de deudas si en el día a día gastas más de lo conveniente y tienes la necesidad de apoyarte de las tarjetas de crédito.

Comienza anotando todos los gastos que haces durante la semana, desde los más pequeños como propinas hasta los pagos de servicios y gasolina así como el dinero que gastas en los llamados “gustitos”.

Sé lo más específico posible para que al final de la semana o quincena puedas hacer una revisión y detectar cuáles son las pequeñas fugas que tienes.

Después enlista todas los pagos fijos que tienes como la hipoteca, las colegiaturas, el pago de tarjetas y créditos personales.

Identifica los gastos que puedes eliminar, ya que ese dinero es el que estás gastando de más y es clave para un futuro financiero estable.

Finalmente, haz una distribución de tu sueldo del próximo mes de acuerdo a tus prioridades.

No olvides destinar un porcentaje al ahorro, en lo posible no menos del diez por ciento y considéralo un gasto fijo en tu presupuesto.

6. Aprenda a utilizar las tarjetas de crédito

Hay algunas cosas que debes tener muy claro si deseas seguir utilizando este tipo de crédito para tu beneficio.

Lo primero que debes tener presente es que se trata de dinero que en en algún momento debes devolver con todo e intereses, los cuales pueden llegar a ascender hasta en un 60 por ciento del monto de la deuda.

Las promociones de “meses sin intereses” no son tan buenas como parecen ya que terminas cargando con una deuda por más tiempo del debido (6, 12, 24 meses) lo ideal es que pagues de inmediato el adeudo.

Los especialistas recomiendan usar las tarjetas de crédito para ayudarte a facilitar el pago de tus gastos liquidando dicha deuda en los próximos 45 días después de llevar a cabo tu compra.

7. Invierte en un bien inmueble

Ya que conozcas el valor neto de tu patrimonio, hayas creado un plan de acción para eliminar las deudas y un presupuesto para ahorrar cada mes, tienes las herramientas para asegurar tu futuro a través de una inversión.

Los expertos en finanzas personales siempre recomiendan invertir en un bien inmueble porque a largo plazo trae consigo cientos de ventajas.

Por eso si quieres asegurar tu futuro debes ejercer un crédito hipotecario lo más pronto posible, el cual te permitirá adquirir una casa o departamento.

El principal atractivo de comprar un inmueble es convertirte en propietario y tener tu techo asegurado, al que le sigue la plusvalía, un factor de gran importancia si piensas seguir invirtiendo en tu patrimonio.

La plusvalía se le define como el valor agregado que adquieren las propiedades con el paso del tiempo: aumenta el valor de su compra y venta en el mercado de bienes raíces.

De tal forma que la diferencia de valor juega a tu favor como propietario, ya que si decides vender para adquirir un mejor inmueble, obtendrás más de lo que invertiste la primera vez.

Con ION tienes la oportunidad de comprar el inmueble de tus sueños, ya sea nuevo o usado, aún siendo trabajador o empresario independiente, bajo un atractivo esquema de financiamiento que se adecua a tus necesidades.

Contamos con un plazo de hasta 20 años de pago, el enganche comienza desde el 10 por ciento y por supuesto, atractivo financiamiento de hasta 10 millones de pesos para que hagas el sueño de tener un hogar una realidad.

En ION Financiera creemos en ti es por eso que te ofrecemos:

  • Respuesta en 5 días hábiles.
  • Facilidad para comprobar todos tus ingresos.
  • Atención y asesoría personalizada.
  • Sin penalización por pagos anticipados.
  • Tasa y pagos fijos durante toda la vida del crédito.
  • Con posibilidad de sumar ingresos con familiares y conocidos.
  • Incluye seguro de vida y de daños.

Conoce todo lo que ION Financiera te ofrece y asegura tu futuro hoy.

Aprende a llevar un control de gastos 

Newsletter

Artículos recientes

Nuestra conexión

Comparte tus comentarios con nuestros lectores.