Entérate cómo tu salario e ingresos externos cuentan para tu crédito hipotecario.

Sin importar cuáles sean tus planes personales a futuro, el contar con una casa propia representa la consumación de un sueño al que pocos pueden llegar.

El motivo casi siempre se debe a los impedimentos que los bancos e instituciones financieras crean para poder acceder a sus créditos hipotecarios

Sabemos que el precio de una vivienda es elevado y la única forma de pagarlo es a través de un préstamo hipotecario al que estarás encadenado por varios años, realizando pagos que se sienten como una gran carga que no te deja mover.

Hoy en día ya existen algunas soluciones que han hecho un poco más ligero el andar por los senderos de un crédito hipotecario.

Como ejemplo tenemos la posibilidad de acceder a uno sin importar que no se goce de los beneficios sociales de un asalariado, o que no puedas hacer una comprobación oficial de tus ingresos.

La flexibilidad que ofrecen las instituciones financieras han hecho que muchas familias puedan cumplir su sueño de tener su propia vivienda.

Dentro de estas modificaciones ahora también podrás aligerar sus estrictas condiciones de no poder hacer pagos adelantados o incluir ingresos extras que permitan hacer más cómodo el esquema de pagos.

Esta opción se logra a través de la colaboración con una entidad financiera o banco, ante la cual se pueden comprobar los ingresos adicionales a tu salario formal como propinas, comisiones o trabajos externos que te permitan obtener un monto mayor de crédito para adquirir una vivienda nueva o usada de cualquier valor.

Dependiendo de la institución financiera las condiciones y requisitos varían.

En el caso de las gubernamentales como Infonavit, se ofrece un producto crediticio diseñado para personas que tengan ingresos extra, además de las entradas nominales, que deben ser de hasta 3.9 veces el salario mínimo.

Este crédito sirve para comprar una vivienda nueva o usada con un valor de hasta 350 veces el salario mínimo y para obtenerlo es necesario tener una relación laboral vigente, alcanzar el puntaje mínimo que establezca el instituto, no haber recibido anteriormente un crédito y cumplir con las condiciones que establezca el banco.

También puede interesarte: ¿Tienes un negocio propio? Obtén un crédito hipotecario en 3 pasos.

En lo que respecta a FOVISSSTE se cuenta con un crédito donde toman en cuenta todos tus ingresos. Está pensado y rediseñado para potenciar el saldo de la Subcuenta de Vivienda del SAR.

Si tienes compensaciones superiores a tu sueldo básico de cotización y cuentas con ingresos adicionales a la percepción de tu trabajo, puedes obtener una mayor capacidad de crédito, con la seguridad de conocer desde el inicio cuánto vas a pagar.

Por otra parte tenemos el caso de ION, institución financiera que ofrece una opción especial para trabajadores formales que obtienen ingresos extras de manera independiente.

El solicitar un crédito para vivienda a través de esta entidad se pueden considerar ambos ingresos. Además, puedes sumar los ingresos con tu pareja o con algún familiar para adquirir un crédito hipotecario, ya sean formales o informales.

En ION se analiza cada caso por separado, siempre tratando de entender la actividad y la forma en que el cliente percibe sus ingresos. De esta forma se puede construir una solución que realmente contemple sus necesidades.

Aprende a llevar un control de gastos

Newsletter

Artículos recientes

Nuestra conexión

Comparte tus comentarios con nuestros lectores.